dglscripts.com
Ahora estamos en: WWW.UPNUMANCIA.COM Domingo, 30 Abril 2017 
Conócenos
Únete y participa
Ámbito Local
Elecciones 2011
Free counter and web stats
Escuela de adultos en Azaña a finales del S.XIX

Es indiscutible que la historia de un pueblo la hacen sus gentes en el devenir del tiempo y de las actividades que estas realizan; y es precisamente en la relación que esas gentes ejercen con el gobierno municipal cuando surgen los archivos con muy distinta tipología documental. Los archivos no son un cúmulo de papeles viejos que hay que quemar, son la presencia escrita y viva de unas gentes y de unos hechos que hacen que hoy seamos lo que somos como pueblo.

El archivo municipal de Azaña-Numancia1 desafortunadamente y por ese devenir del tiempo, presenta una escasa documentación del pasado; han llegado a nuestros días documentos sueltos, sin continuidad en el tiempo y en muchos casos en condiciones lamentables. A pesar de ello queremos hacernos eco de un documento, que no es el más antiguo pero que resulta curioso y creemos que es interesante darlo a conocer a todos los habitantes de la Numancia del siglo XXI. El documento en cuestión es una solicitud que formaba parte de la correspondencia recibida en el Ayuntamiento de la Villa de Azaña; dicha solicitud es realizada por un habitante de la misma villa, concretamente por el maestro D. Santiago Jiménez Romero y está fechada en Azaña el 3 de Noviembre de 1893. Esta solicitud va dirigida al alcalde y al resto de la corporación municipal. Es por tanto un documento de carácter público y oficial que ocupa tres hojas de papel timbrado y que está escrito con letra clara propia de los métodos caligráficos de un maestro de “los de antes”. Don Santiago Jiménez Romero llega a Azaña como profesor de primera enseñanza en 1891 mediante permuta desde Villamiel (Toledo) por orden de la Junta Superior de instrucción pública de la provincia y viene a sustituir a Don Félix Casarrubios y García, el cual desarrolló una labor satisfactoria en la localidad según nos muestran las actas municipales.

La presencia de D. Santiago Jiménez en Azaña fue Santiago Jiménez Romero. Maestro importante por su labor docente y sus iniciativas tales como las que trataremos a continuación. Se le consideró personaje ilustre de Numancia dando su nombre a una calle que en la actualidad sigue vigente. La solicitud que realiza este profesor es para pedir al ayuntamiento que se haga cargo de los costes necesarios para el sostenimiento de una CLASE NOCTURNA DE ADULTOS que el mismo se ofrece a impartir para que los jóvenes principalmente, que por su trabajo no pueden ir a la escuela diaria, no renuncien al gran valor para una persona como es la educación. Las razones que expone el profesor para que estas clases se lleven a cabo como algo necesario son:

 

Con ellas se adquieren hábitos de conocimiento sobre la vida. ı

El joven se mantendrá ocupado con las clases y esto le ayudará a alejarse de otro tipo de reuniones poco recomendables.

Se adquieren hábitos de respeto, obediencia y laboriosidad para el futuro de los jóvenes.

Mejoramiento y bienestar de todo el municipio.

Y ya en el ámbito íntimo del individuo encontramos que con la educación se acaba con el ridículo que el ignorante hace allá donde fuere.

 

Estas palabras e ideas que expone el profesor de Azaña están claramente unidas a las corrientes pedagógicas del siglo XIX; la educación es instrumento necesario para la capacitación del individuo y del grupo, para el desarrollo económico y para mantener vivas las normas jurídicas. La primera de las ideas que D. Santiago expone hace claramente referencia a la máxima de esa corriente pedagógica decimonónica: APRENDER PARA VIVIR, es por tanto necesario educar al pueblo soberano. Esta iniciativa de escuela de adultos será estudiada y aprobada por unanimidad en sesión del pleno del 12 de Noviembre de 1893, acordando destinar 80 pesetas por trimestre para el sostenimiento (sueldo del maestro y ayudas a estudiantes así como material necesario) de las clases de adultos o nocturnas como también eran conocidas en la época.

Las clases en principio y según indica la documentación existentes se impartirían en la propia casa del maestro. La educación de adultos aparece por primera vez en las cortes de Cádiz con el informe Quintana; en 1821 aparece el término educación de adultos y será en el artículo 106 de la ley Moyano (1857) donde se dictaminó las clases de adultos o nocturnas dedicadas a la alfabetización y adquisición de los más rudimentarios conocimientos de aritmética, gramática y doctrina cristiana. Esta ley fue en definitiva producto del intento de lucha de los intelectuales por acabar con la incultura de España y para luchar contra el clericalismo existente. El momento histórico en el que se contextualiza este documento es el de la restauración borbónica (1875-1902), época de la historia de España marcada por la agricultura, en la que las formas de vida y subsistencia son muy atrasadas y el caciquismo y los terratenientes son la tónica general.

Los campesinos sin tierra, jornaleros o braceros sufren una situación de inestabilidad y reciben muy bajos salarios, esta amplia masa de población se caracteriza por alimentación deficiente, carencias higiénicas y la falta de cultura en general. Para paliar estos tres graves problemas los ayuntamientos hacen un especial hincapié en las juntas de sanidad, las de instrucción pública y en el control del abastecimiento y de los positos. Esta situación afecta a la mayor parte de la Península y de forma muy especial al territorio que hoy conforma Castilla- La Mancha y, por tanto, la villa de Azaña ve todas estas características aplicadas en sus vecinos. Azaña a finales del siglo XIX presentaba una escasa población, 479 vecinos en 1881 y 513 en 1889, aunque en líneas generales desde 1752 en que había 50 vecinos según el catastro de Ensenada el aumento fue notable.

Las noticias sobre Azaña en el siglo XVIII nos presentan una localidad eminentemente rural con tierras de secano dedicadas al cultivo de trigo, cebada, garbanzos, lentejas, algarrobas y avena; la ganadería se presenta como fuente importante de subsistencia. En los siglos XIX y XX va a seguir esta situación agrícola y ganadera. Toda la documentación tramitada por el ayuntamiento muestra claramente que la vida del pueblo gira en torno a estas actividades e igualmente esta documentación muestra los problemas de la sociedad agrícola sujeta claramente a la climatología, tanto por sequías como por inundaciones, sin olvidar las epidemias y los problemas de salubridad, todo lo cual hizo difícil la vida de nuestros antepasados a finales del siglo XIX. El ayuntamiento estaba compuesto por el alcalde y una serie de concejales y la figura del secretario también existía siendo el encargado de certificar todos los acuerdos tomados. En 1893 el ayuntamiento lo formaban las siguientes personas:

- Pedro García y García. Alcalde

- Aniceto García y García.Concejal

- Baldomero Díaz González. Concejal

- Julián García y González. Concejal

- Marcelo Martín San Román. Concejal

- Galo González Humanes. Concejal

- Manuel García y García. Concejal

- José Orozco.Secretario

Santiago Jiménez Romero. Maestro

 

El Ayuntamiento también estaba formado por una serie de personas asociadas, 28 en total y que eran los mayores contribuyentes, encargados de elegir a los miembros del mismo y de participar en la elaboración de los presupuestos y de establecer las contribuciones. El analfabetismo es un punto fundamental del periodo descrito. En España el 70% de la población era analfabeta; la tasa de escolarización no llegaba al 50% en 1855 y en 1877 sólo el 28% de la población sabía leer y escribir; habrá que esperar al siglo XX para ver un aumento en el acceso a la escolarización.

La educación infantil quedaba en manos del estado; la escuela pública dependía de los ayuntamientos en cuanto a dotación e instalaciones. Uno de sus principales problemas era la situación de los maestros. La primera ley en España que trata sobre la educación primaria en general es la llamada ley Moyano de 1857 que declaraba obligatoria la enseñanza primaria. Será esta la ley que regulará las llamadas Juntas Locales de Instrucción Pública o de primera enseñanza; estas juntas tienen como objetivo el control y la administración de las escuelas primarias así como fomentar y proteger la cultura. Éstas estaban formadas por el alcalde, el secretario, el cura, dos padres y dos concejales así como por el maestro.

En Azaña según nos muestra el documento de D. Santiago Jiménez en la educación existen unas “malas enseñanzas que socialmente se experimentan producidas por una instrucción deficiente o abandonada…”, “…Viendo la necesidad de consolidar los conocimientos de la primera instrucción…” Azaña presenta desde 1888 y, gracias al número de almas censadas, una escuela completa de ambos sexos, siendo en esta fecha el anteriormente mencionado Félix Casarrubios y García maestro de niños y Dª Encarnación García la maestra de niñas.

También existía en el ayuntamiento la Junta de Instrucción Pública, la cual se encargaba de aprobar los presupuestos para sufragar los gastos de la escuela (1888), elegía y aprobaba el nombramiento de los maestros (como ocurrió con el nombramiento del mismo Santiago Jiménez el 25 de noviembre de 1891) e igualmente llevaba un control del rendimiento escolar de la localidad a final de curso. Los miembros que formaban la junta en 1891 eran:

 

- Felipe Serrano. Secretario

- Pedro García. Alcalde

- Bruno Megía.

- Ángel Serrano.

- Juan Francisco Gutiérrez.

 

Las actas de sesiones y de la junta de instrucción, así como otros documentos del archivo municipal, han servido para hacer este breve repaso a un aspecto local muy importante tanto del ayer como del presente, la educación de los ciudadanos. Archivero Municipal de Numancia Pablo C. Nieto Martín 1 Azaña. Antiguo nombre de la actual Numancia de la Sagra, este nombre fue modificado en sesión de 19 de octubre 1936, siendo alcalde Amadeo Garvía Madridano, tras ser reconquistado el pueblo por el regimiento Numancia el 18 de octubre de 1936.

 

Bibliografía:

- Acta de sesión del pleno municipal de Azaña de 12 de Noviembre de 1893.Archivo Municipal de Numancia.

- Acta de sesión extraordinaria de la Junta de Instrucción Pública de Azaña de 25 de Noviembre de 1891.Archivo Municipal de Numancia.

- Acta de aprobación de presupuesto escolar de 1888.Archivo Municipal de Numancia.

- Respuestas generales del Catastro de Ensenada en Azaña. 1754 Ley Moyano.1857

- Expediente de creación del escudo municipal de Numancia de la Sagra.

- Martín Serrano, Antonio., La crónica de la villa. Diputación provincial de Toledo, 1996.

- Dardé, Carlos., La restauración, 1875-1902. Historia 16, 1996. España: siglo XIX. Anaya, 1995

- Lorenzo Vicente, Juan Antonio., Perspectiva histórica de la educación de adultos y la animación sociocultural en España. UCM.

- Evolución de la política educativa de adultos. MEC

- Moreno Nieto, Luís., La provincia de Toledo. Diputación de Toledo,1960

 
Calendario
Último mes Mayo 2017 Mes siguiente
L M X J V S D
week 18 1 2 3 4 5 6 7
week 19 8 9 10 11 12 13 14
week 20 15 16 17 18 19 20 21
week 21 22 23 24 25 26 27 28
week 22 29 30 31
Te interesa



Copyright 2010 UPNS - Reservados todos los derechos. Design by DGLScripts.Com